Los duques de Sussex dejarán el título de alteza real

Megan Markel y su esposo, el príncipe Enrique, seguirán siendo los duques de Sussex pero ya no podrán participar en actos públicos y dejarán de percibir dinero de las arcas del estado.

Asimismo, se han comprometido ha sufragar los gastos de la reforma de su vivienda en el Reino Unido que costó alrededor de 3 millones de euros

Esta decisión de la Casa Real británica responde al deseo de la pareja de vivir una vida más independiente, sobre todo en el ámbito económico.

Aún quedan algunos flecos por terminar de conocer en el ámbito de la seguridad de los duques.

Esta situación ha generado un terremoto tanto, obviamente, en la Casa Real, como en la opinión pública británica, ya que la figura del monarca en este país es muy idolatrada.

Esto ha derivado en una gran presión mediática que ha sido denunciada en varias ocasiones por los miembros.

Según la revista The Sun, los duques tienen planes de instalarse en una mansión en Canadá, concretamente en Vancouver, lugar donde ya se ha visto a Megan Markel visitando un refugio de mujeres.