Las elecciones de Emilia-Romagna como termómetro político en Italia

El próximo 26 de enero se celebrarán elecciones en la región Emilia-Romagna, una región situada en el norte de Italia, conocida en el terreno político como un bastión de la izquierda.

Sin embargo, los votantes de esta región se han ido escorando hacia la derecha, lo que demuestra la influencia del líder la Liga Norte, Matteo Salvini, en la política nacional.

Los últimos sondeo publicados muestran una gran igualdad entre los dos principales competidores; la candidata de la Liga Norte para liderar esta región, Lucia Borgonzoni obtendría entre un 43 y un 47% de los votos, mientras que el candidato del PD y presidente de la región, Stefano Bonaccini obtendría entre un 45 y un 49% de los votos

Estas elecciones se enmarcan en un contexto de creciente polarización social y política, protagonizada por un sector de la sociedad con posturas de carácter de extrema derecha, encarnadas en la figura de Matteo Salvini, y un creciente movimiento de lucha “antifascista” encarnado por el autodenominado “Movimiento de las Sardinas”.

Este clima polarizado se desarrolla tras la ruptura del acuerdo de gobierno que tenía Matteo Salvini con el Movimiento Cinco Estrellas. Esperaba que se convocaran elecciones y llevarse una victoria rotunda debido a las altas cotas de popularidad que levantaba en la población italiana en ese momento. Sin embargo, no contaba con que el Partido Democrático, liderado por Nicola Zingaretti, pactaría con la formación liderada por Luigi Di Maggio, creando así un nuevo gabinete.

Además, estas elecciones servirán de baremo para mostrar si Matteo Salvini sigue aunando y aumentando su apoyo político.