Mensaje de Navidad

Durante estas fechas tan marcadas por unos en el calendario y detestadas por otros, aparece en nosotros un fervor navideño consistente en querer y ser queridos (al menos en mi caso).

Es cierto que detesto la actitud de compra compulsiva que sufren millones de personas y la tendencia sube, pero siempre queda lugar para la familia, los recuerdos y los buenos momentos. Eso es verdaderamente el espíritu navideño o al menos lo que yo entiendo como tal.

Con este artículo sólo pretendo dar las gracias a los cientos de personas que diariamente visitan Leteo, el periódico digital que con tanto cariño mis compañeros y yo estamos llevando adelante. También quería agradecer la labor como personas y profesionales de todo el equipo que forma Leteo.

En estas bonitas y navideñas fechas siempre nos viene a la mente el recuerdo de aquellos que ya no están, los que se encuentran lejos, los buenos y los malos recuerdos. Siempre nos solemos quedar con lo bueno y que así sea, no obstante, no debemos olvidar lo malo, los errores, porque allí se halla toda lección y sabiduría.

Somos tan inmensamente afortunados que no nos damos ni cuenta; el sol ha entrado por nuestra ventana para permitirnos disfrutar de un día, y no uno cualquiera, especial.

Sin más dilación, desde Leteo les invitamos a pasar estos días de la mejor manera posible, con los suyos y disfrutando de todo lo que la vida nos brinda.

Y ya de paso, feliz año y no bebáis demasiado que la resaca es complicada.