Arabia Saudí condena a muerte a cinco hombres por el asesinato del periodista Jarmal Khashoggi

Jarmal Khashoggi, columnista de The Washington Post, ciudadano saudí exiliado en los Estados Unidos, crítico con el príncipe Mohamed, hijo del Rey de Arabia Saudí, fue asesinado en vísperas de su matrimonio en el consulado saudí de Estambul, el 2 de octubre de 2018. Aquel día, el periodista entró a la legación diplomática para recoger un atestado sobre su estado civil que le permitiría volver a casarse. Sin embargo, no salió de allí.

En un primer momento, los medios de comunicación globales culparon a la familia real saudí, particularmente al príncipe Mohamed, del brutal asesinato de Khashoggi, que fue descuartizado. Tras reiteradas negativas, las autoridades del país reconocieron su muerte, aunque jamás declararon qué sucedió con su cuerpo, cuyos restos siguen aún en paradero desconocido.

“El tribunal ha emitido penas de muerte contra cinco hombres que participaron directamente en el asesinato”, afirma la fiscalía saudí en un comunicado difundido por el diario Arab News. Los tres condenados a penas de cárcel han sido declarados culpables del encubrimiento del crimen y otras violaciones de la ley. Sin embargo, los investigadores concluyeron que “no hubo intención previa de matar a Khashoggi”. De acuerdo con la misma fuente, Al Qahtani, consejero real de la corte, fue interrogado por el asesinato del periodista, pero no se encontró motivo para encausarle y quedó en libertad.

Ambos extremos contradicen las conclusiones alcanzadas por la relatora de la ONU para ejecuciones extrajudiciales. Agnes Callamard, quien el pasado junio aseguró que existían pruebas suficientes para culpar al príncipe heredero y demás altos cargos de Arabia Saudí del asesinato de Jarmal Khashoggi. Tras la visita de Callamard, junto a tres forenses, a Arabia Saudí en enero, la relatora concluyó que el periodista había sido víctima de un asesinato brutal y premeditado, ejecutado por funcionarios del Estado de Arabia Saudí.

No obstante, el tribunal ha confirmado que el entonces cónsul saudí en Estambul, Mohamed al Otaibi, no estuvo presente durante el asesinato del periodista. Según las filtraciones de los servicios secretos turcos, que tenían micrófonos en el interior del consulado, Khashoggi fue descuartizado. Estados Unidos prohibió el pasado día 10 la entrada de Al Otaibi en el país por violaciones a los derechos humanos, ya que su nombre figuraba entre los 17 saudíes que sancionó en noviembre del año pasado por su vinculación con el asesinato.

Además del consejero real Al Qahtani, también ha sido absuelto por falta de pruebas el general Ahmed al Asiri, entonces vicejefe de inteligencia y portavoz de la coalición árabe que opera en Yemen. El juicio se ha desarrollado a puerta cerrada, y su duración ha sido de nueve sesiones. Sin embargo, según el comunicado, representantes de la familia Khashoggi y de la Embajada de Turquía en Riad estuvieron presentes durante la lectura del veredicto en la décima y última jornada del juicio, cuya resolución recordamos que ha sido la condena a muerte de 5 funcionarios saudíes por asesinar brutalmente a Jarmal Khashoggi.