Luke, el niño de 12 años que condujo una camioneta para escapar del fuego en Australia

Australia se ve sumida en un infierno de fuego, temperaturas altísimas y un viento seco. En este panorama surgen historias como la de Luke, el niño que junto a su perro decidió conducir una camioneta para escapar de las llamas.

El padre del joven se encontraba luchando contra el fuego que asolaba las inmediaciones de la casa familiar junto a otro hijo cuando los acontecimientos se salieron del plan previsto. Luke recibió órdenes directas de su padre antes de que se marchara: “si las llamas llegan cerca de casa, huye de aquí en dirección al naranjo (árbol que se encuentra a unos cuatro kilómetros de su casa”.

Cuando esto sucedió, Luke, con mucha determinación, cogió a su perro y lo montó junto a él en la Ford Ranger de su hermano. Condujo en dirección a Mogumber, pero la carretera llegó a estar intransitable. Luke, con mucho acierto, se desvió hacia la carretera de Gillingarra.

Al volver el padre y su hermano y no encontrar al pequeño junto al naranjo se llevaron un susto mayúsculo. Decidieron decírselo a los agentes de policía que estaban por la zona tratando de extinguir los incendios.

No mucho tiempo después, apareció Luke junto a la furgoneta aparcada acompañado por su perro. Fue uno de los agentes quien finalmente le encontró. Según sus declaraciones, el niño estaba bastante desorientado y tenía miedo.

El padre de Luke comentó sentirse muy orgulloso de su hijo y su determinación. Añadió que fue a los siete años cuando enseñó al niño a conducir por si sucedía en algún momento un evento como el que acabó por poner a prueba la valentía del joven Luke y su perro.