18 presos mueren a causa de un tiroteo en una cárcel de Honduras

Las autoridades hondureñas elevaron a 18 la cifra de presos muertos a causa de un tiroteo registrado este viernes en la cárcel de Tela, situada en el Caribe de Honduras, a un día de que una interventora tomara el control del sistema penitenciario. “Se maneja un total de 18 privados de libertad muertos”, afirmó a los periodistas el portavoz de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional, José Coello.

Según las fuentes, el tiroteo se produjo entre las 16.00 y 17.00 (22.00 y 23.00 GMT), entre los propios reclusos del centro penitenciario de Tela, lo que significa que los guardias no se vieron involucrados en el altercado. Las causas de la reyerta, que se cobró la vida de 18 reos, están siendo investigadas por las autoridades, según señaló Coello.

Además de los 18 fallecimientos, 20 reclusos resultaron heridos, algunos de gravedad, y fueron trasladados a hospitales estatales, donde reciben atención médica. A su vez, las autoridades investigan la presencia de armas entre las posesiones de los reclusos, a lo que no han podido dar aún respuesta.

Del mismo modo, el portavoz aseguró que las autoridades han retomado el control de la cárcel, la cual aún no está bajo control de la junta interventora nombrada el martes por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, con el fin de manejar el sistema penitenciario.

El poder Ejecutivo, tras los numerosos altercados que han sacudido el penal hondureño, decidió declarar el estado de emergencia en la cárcel. Estos enfrentamientos se deben, principalmente, a los problemas de seguridad existentes en la cárcel.

Según los datos oficiales, el sistema penitenciario hondureño alberga 22.000 presos, repartidos entre unas 30 cárceles. Realmente, la capacidad máxima de estos centros penitenciarios es de 8.000 reclusos. Además, menos de la mitad de los reos han sido sentenciados firmemente. La junta interventora tendrá entre sus funciones lograr la normalización y correcto funcionamiento de los centros penales, así como en los centros de internamiento para menores infractores.