Protestas en la India: Tres muertos y cientos de detenidos

Decenas de miles de personas han desafiado este jueves nuevamente la prohibición de manifestarse en la India, organizando multitudinarias protestas contra la ley de ciudadanía. Esta ley permite conceder permisos a inmigrantes irregulares de países vecinos siempre que no profesen el islam. Las masivas concentraciones han supuesto un verdadero pulso al Gobierno, ya que juntaron a miles de personas en distintos puntos del país pese a la prohibición de manifestarse en Nueva Delhi y en los Estados de Uttar Pradesh y Karnataka, así como a los cortes de las comunicaciones móviles decretados por las autoridades.

El desafío a esta prohibición, rescatada de un artículo correspondiente a la etapa colonial británica que impide las reuniones públicas de más de cuatro personas, ha supuesto la detención de centenares de manifestantes. Entre ellos se encuentra el académico y reputado autor Ramachandra Guha. La protesta ha sido la más grande desde las marchas por la independencia y las protestas estudiantiles. En ciudades como Calcuta, Bombay, Nueva Delhi o Bangalore, personas de toda casta, credo y procedencia social se han manifestado contra una ley que, a pesar de solo discriminar a la comunidad musulmana (un 14% de la población), muchos consideran un golpe al espíritu secular indio.

“Soy hindú, pero la ley de ciudadanía no es solo un ataque hacia nuestros hermanos musulmanes, sino una violación de nuestra Constitución. ¿Quiénes serán los siguientes?”, preguntaba a El País Anjali Mishra, estudiante de 21 años, concentrada con varios compañeros en August Kranti Maidaan, la misma explanada en la que Gandhi comenzó el movimiento que daría fin al colonialismo británico.

Los Estados del noreste, incluida la capital, han registrado choques violentos entre los manifestantes y la policía. Dos personas han fallecido en Mangaluru, y otra en Lucknow, según fuentes hospitalarias. Al menos dos de ellas han muerto por disparos. El gobierno ha tratado de disipar las concentraciones con un nutrido dispositivo policial y cientos de barreras metálicas. La policía forzaba a muchos manifestantes a montarse en un autobús, mientras que estos entregaban rosas rojas a los agentes.

Ciudadanos indios manifestándose con carteles contra la ley de ciudadanía

En cuanto al corte de comunicaciones, el Ejecutivo ha decretado el corte de Internet en varias zonas del norte, además de los servicios telefónicos de todo tipo en varias zonas de la capital. El aeropuerto internacional de Nueva Delhi se ha visto obligado a cancelar 20 vuelos y retrasar otros 700.

La modificación de la ley de ciudadanía que ha despertado las protestas del pueblo indio ha sido ampliamente impulsada por el Primer Ministro Narendra Modi. Esta concede asilo y ciudadanía a cualquier inmigrante irregular de Bangladés, Afganistán y Pakistán, siempre y cuando no hayan entrado en la India antes del 31 de diciembre de 2014 y no profese el islam. La ONU no ha dudado en calificarla de “fundamentalmente discriminatoria”.