Los ‘Cascos Azules’ de la ONU abusaron de más de 2.000 mujeres y niñas haitianas

Según un estudio realizado por la revista británica ‘International Peacekeeping’, más de 2.000 mujeres y niñas haitianas padecieron abusos sexuales por parte de las fuerzas pacificadoras, dependientes de las Naciones Unidas, desplegadas en la pequeña isla caribeña entre 2004 y 2017.

Recogiendo testimonios de denuncias efectuadas por algunas de las mujeres haitianas, los militares y demás fuerzas funcionarios dependientes de la ONU, y cuyo objetivo radicaba en establecer la paz en la zona, habrían mantenido encuentros sexuales con incluso niñas de once años de edad, aprovechándose de la miseria que varios años de guerra civil y catástrofes naturales han provocado entre la población.

Muchas de las mujeres víctimas de los ‘Cascos Azules’ han concebido niños producto de los abusos sexuales. Estos recién nacidos son conocidos como los ‘Petit MINUSTAH’, en referencia al acrónimo de la misión pacificadora de la ONU en la isla de Haití. Según diversas fuentes, las cifras de nacimientos ascienden a un centenar.

Las cifras y conclusiones han sido facilitadas por Sabine Lee, profesora de la Universidad de Birmingham, coordinadora principal del estudio del que se ha hecho eco la agencia Reuters. “Está bastante claro que se aprovecharon de niñas menores de edad”, ha querido denunciar Lee. Su estudio ha recogido unas 2.000 entrevistas a la población local, que residía cerca de bases militares que la ONU asentó en la isla.

Cerca de un 10 por ciento de los entrevistados, según los datos facilitados por Lee, han mencionado la existencia de niños concebidos tras los encuentros sexuales mantenidos por los ‘Cascos Azules’ y las mujeres haitianas, mientras que otro tanto hablan de como algunos funcionarios de la delegación de la ONU en Haití “ponían monedas en las manos de las niñas” o les daban comida a cambio de estos favores.

Ante las investigaciones publicadas por la revista “International Peacekeeping”, la ONU ha decidido pronunciarse por medio de un portavoz. Este ha asegurado que desde la organización se toman muy en serio estos problemas, reconociendo que al menos han identificado 29 víctimas y hay 32 niños nacidos de estos abusos. A continuación, ha asegurado que la ONU está “activamente involucrada” y garantiza que los pequeños y sus madres encuentran a su disposición la manutención y cuidados necesarios.

Tras ofrecer los resultados de las 2.000 entrevistas a la población local, el estudio ha denunciado que la política de actuación de la ONU resulta ineficaz, puesto que la organización internacional, debido al sistema actual, no puede procesar a sus trabajadores por los atropellos cometidos en sus labores en el extranjero.

“El entrenamiento debe ir más allá: no puede ser que vengan a un sitio, violen a una mujer y se vayan”, denuncia Lee, para quien la ONU debería endurecer las medidas punitivas contra aquellos trabajadores que lleven a cabo este tipo de abusos y conductas sexuales.