Evo Morales ficha al exjuez Baltasar Garzón tras la orden de captura

El expresidente boliviano Evo Morales, refugiado en Argentina tras su fugaz paso por México, ha señalado este jueves que el equipo designado para combatir contra la orden de captura emitida por el nuevo gobierno de Bolivia, que le acusa de terrorismo y sedición, contará con la presencia de un histórico y polémico de la justicia española: el exjuez Baltasar Garzón, inhabilitado para ejercer su profesión por delito de prevaricación.

Morales ha querido contar con los servicios del juez que investigó, entre otros casos, la dictadura chilena de Pinochet, llegando a encarcelar al mismo dictador, para defenderle de los cargos de los que le acusa el nuevo ejecutivo boliviano. “Constituimos un equipo internacional, con el doctor Baltasar (Garzón) en Europa”, dijo Morales en una rueda de prensa. “Vamos a actuar jurídicamente contra esta orden de aprehensión que no es constitucional ni legal”, advirtió.

Baltasar Garzón, que formará parte del equipo de Evo Morales

El documento, que decreta la inmediata captura del expresidente boliviano para ser juzgado en su país, fue firmada por los fiscales Jhimmy Almanza y Richard Villaca. Este ordena a fiscales, policías y funcionarios públicos que detengan y conduzcan a Morales ante la fiscalía boliviana. Tras una denuncia presentada por Arturo Murillo, actual Ministro de Interior, la fiscalía abrió investigación por delitos de sedición y terrorismo.

El proceso contra el exlíder del Movimiento al Socialismo, se sustenta un audio revelado por el propio Murillo en el que supuestamente se escucha la voz de Morales dando instrucciones a uno de sus partidarios, el cocalero Faustino Yucra, para bloquear caminos e interrumpir el suministro de alimentos a algunas ciudades. “Yo no tengo miedo a las detenciones, fui cuántas veces detenido y confinado…. asilado y refugiado, solo me faltaba eso”, señaló Morales.

Del mismo modo, señaló que el Movimiento al Socialismo, su partido, volverá a ganar las elecciones convocadas por el gobierno de facto encabezado por Áñez, aún sin fecha, a pesar de que aún no se ha perfilado un candidato definitivo. “En todas las encuestas con o sin candidatos seguimos primero, aunque hemos bajado bastante”, añadió Morales. En la oposición destacan el centrista Carlos Mesa, y el líder regional Luis Fernando Camacho. Ambos políticos estuvieron seriamente implicados en la renuncia de Morales.

Finalmente, Morales indicó que volvería a Bolivia, pero más adelante. De momento, hará campaña por su partido desde Buenos Aires. “Tengo tanto deseo de estar en Bolivia, pero los compañeros vienen permanentemente a visitarme, dirigentes, autoridades (…) La mejor manera de operar sigue siendo desde Buenos Aires, sentenció.