Donald Trump se enfrenta al tercer ‘impeachment’ de la historia estadounidense

Donald Trump, Presidente de los Estados Unidos, se ha convertido hoy en el tercer mandatario americano, tras Andrew Johnson y Bill Clinton, en enfrentarse a un proceso de destitución impulsado por el Partido Demócrata. Los cargos de los que se le acusan, que han sido votados y aprobados en la Cámara de Representantes, son los de abuso de poder y obstrucción del Congreso, luego del escándalo que protagonizó al presionar al gobierno ucraniano con el fin de obtener ventaja electoral. 

Después un largo debate de 11 horas en un recinto más dividido que nunca, los dos cargos de los que se acusaba al Jefe de Estado han sido aprobados por la mayoría demócrata, a pesar de los votos en contra del Partido Republicano. Sin duda, este ‘impeachment’ quedará grabado en la memoria de los ciudadanos estadounidenses como una muestra de la polarización, casi tribal, de la política americana: los dos grandes partidos nunca se han encontrado tan alejados. 

Por su parte, el cargo de abuso de poder salió adelante con 230 votos a favor y 197 en contra, que responden a los votos de la totalidad republicana y de dos demócratas. Seguidamente, el de obstrucción al Congreso fue aprobado con 229 votos a favor y 198 en contra, tres deserciones demócratas y una abstención.

Nancy Pelosi, durante la votación del impeachment.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, tercera autoridad a nivel nacional, no dudó en mostrarse severa durante la votación y cumplir su papel institucional. A pesar del impulso que la veterana demócrata ha otorgado al impeachment, supo limitar las emociones de los representantes con incontestable autoridad. Pelosi trató así de contrarrestar las críticas de Trump y los republicanos, que acusan a la oposición de revanchismo político.

El “caso Trumpgate”, como algunos medios estadounidenses han bautizado el escándalo del Presidente, estalló en septiembre cuando las presiones de Trump al Gobierno ucraniano para que inicien una investigación contra la familia de Joe Biden, adversario político, llegaron a oídos de la oposición. En su intervención inicial, Pelosi calificó al primer mandatario de “amenaza continua a la seguridad nacional”. “Estamos aquí para defender la democracia del pueblo, añadió.

Solo un líder tan insólito como Trump puede lograr que un impeachment parezca un día cualquiera. El magnate ya vivió, antes de jurar su cargo, días críticos que le colocaron en la cuerda floja política, tras el estallido de la trama rusa. La investigación no halló pruebas concluyentes de su vinculación con el Kremlin, pero reveló las pesquisas que a punto estuvieron de volvérsele en contra.

Donald Trump y Volodimir Zelenski, durante un encuentro oficial

La crisis ucraniana tuvo otro carácter. Un informante anónimo, empleado del Gobierno, denunció en verano que Trump estaba presionando al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, bloqueando millones de dólares en ayudas militares para que este iniciase dos investigaciones que le favorecerían electoralmente. También empleó una invitación a la Casa Blanca como anzuelo.

La hora de la verdad para Trump llegará en noviembre de 2020, fecha de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses. Su base, de momento, no parece afectada por el escándalo: su índice de aprobación ha mejorado seis puntos desde septiembre, y se encuentra en el 45%. Por la noche, se dio un baño de masas en un mitin en Michigan.

No hay duda de que Donald Trump adora el poder, y está dispuesto a abrazarlo hasta que se lo arranquen de las manos. Eso es lo que se han propuesto los demócratas. En un país cada vez más polarizado, sólo queda descubrir cuál será el próximo paso.