El ministro de Interior de Bolivia afirma que una orden de detención contra Evo Morales está en camino

Continuamos con las informaciones sobre la situación que está teniendo lugar en Bolivia. Esta vez las novedades llegan desde el país, lejos del cual se encuentran Evo Morales y sus principales colaboradores de gobierno, exiliados en Argentina después del golpe perpetrado por el ejecutivo de Áñez.

El ministro de Interior designado por el gobierno autoproclamado, Arturo Murillo, ha declarado que el expresidente Morales se encontrará pronto en busca y captura por las autoridades bolivianas. “Yo creo que en las próximas horas saldrá la orden de apremio contra él”, aseguró Murillo, refiriéndose a Morales. En la primera visita de un funcionario de la Administración interina de Jeanine Áñez a Estados Unidos, Murillo recalcó que Morales “tiene una denuncia de terrorismo” en su país, y consideró que “tendrán que responder a la Justicia en los próximas días”.

“Se están procesando las órdenes correspondientes”, agregó el funcionario, haciendo referencia a los procesos burocráticos que preceden a una orden de busca y captura que, en este caso, pondrá el foco sobre Evo Morales. El expresidente abandonó el país el 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas le forzaran a dejar el cargo, recibiendo asilo en México. La renuncia del mandatario ha sido calificada como “golpe de Estado” por numerosos gobiernos y políticos latinoamericanos, mientras otros países han optado por reconocer el nuevo ejecutivo como legítimo.

Con respecto a la existencia de golpe de Estado, Murillo negó a la Agencia EFE que en Bolivia se hubiera dado tal cosa, defendiendo la supuesta sugerencia que las Fuerzas Armadas realizaron al entonces líder boliviano. “¿Cómo una sugerencia puede ser un golpe de Estado?”, se preguntó el funcionario, al argumentar que “el país estaba entrando en una debacle”. “Entonces las Fuerzas Armadas responsablemente le sugieren: ‘Presidente lo mejor que puede hacer es renunciar’, porque ya se había descubierto el fraude que Evo Morales hizo”, afirmó Murillo.

Murillo indicó durante la entrevista que su objetivo consistía en no asemejarse a Nicaragua o Venezuela, dos países vecinos a la nación. “Porque hemos visto sufrir mucho a nuestros hermanos venezolanos y a nuestros hermanos nicaragüenses”.

Queremos relaciones fraternas con Estados Unidos, queremos abrir mercados, queremos todas las ayudas posibles; ese es el mensaje claro que le dejamos a Estados Unidos”, señaló Murillo, quien resaltó que Bolivia ha alcanzado “lo que muchos quisieran lograr”.

Al referirse a la crisis que azotó a su país después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtiera irregularidades en la elección del 20 de octubre, Murillo se mostró convencido de la injerencia de Cuba y Venezuela. “Eso no cae del cielo”, afirmó Murillo, para quien el gobierno venezolano no se cae “porque lo sostiene el narcotráfico”. “El operador detrás de todo esto es el castrochavismo”, sentenció Murillo.