Jean-Paul Delevoye, o como preferían llamarlo los ciudadanos franceses, Monsieur Retraites (Señor Pensiones), ha dimitido hoy lunes por un posible conflicto de intereses. Era el encargado por el gobierno francés de llevar a buen puerto la reforma de pensiones que el día 5 de diciembre sacó a cientos de miles de franceses a las calles. La dimisión llega a causa de dos errores que le han sentenciado en su cargo: la omisión de las declaraciones ante la autoridad una decena de funciones paralelas a su responsabilidad gubernamental, además de mantener su puesto frente a un laboratorio de ideas cuando ya se sentaba en el Consejo de Ministros.

A pesar de que Delevoye ya puede descansar tranquilo habiéndose quitado de encima el dichoso tema de las pensiones, para el gobierno francés ha supuesto un duro golpe su dimisión. Emmanuel Macron ha perdido de sopetón al hombre que estaba destinado a coordinar su reforma más ambiciosa y controvertida: la del sistema de pensiones, operación marcada por los tropiezos y mensajes contradictorio. Macron y su primer ministro, Édouard Philippe, pierden una pieza esencial de su proyecto; la persona que lo concibió y realmente tenía hasta el último detalle en la cabeza.

Resultado de imagen de delevoye et macron
Macron y Delavoye, los dos artífices de la reforma.

“Mi error es de una ligereza culpable. Pago por ello. Es la dura ley de la responsabilidad, de la ejemplaridad y de la transparencia que debe aplicarse a todos y a mí en particular”, declaró Delevoye tras presentar la dimisión, que Macron aceptó “con pesar”, según el Palacio del Elíseo. Los motivos de su dimisión están muy claros: obvió declarar a la Alta Autoridad para la Transparencia de la Vida Pública cargos como el de administrador del Instituto de formación de la profesión de los seguros. Sí declaró, en cambio, que ejercía como presidente de honor del laboratorio de ideas Parallaxe, que le retribuía 64.420 euros. La Constitución francesa prohíbe cualquier actividad paralela a los miembros del Gobierno.

Macron confió a Delevoye, un político con experiencia situado en el centro-derecha político, el bastón de mando para preparar la reforma más compleja y potencialmente explosiva de su mandato. Sin embargo, tras haber presentado desde julio numerosas propuestas de proyectos, ya no podrá continuar su labor coordinadora al haber dimitido de su cargo.

La dimisión de Delevoye, cuyo talante y conocimiento del tema eran apreciados por los sindicatos, se anunció en vísperas de la tercera jornada de manifestaciones en todo el país. La novedad es que en esta jornada estará presente el sindicato moderado CFDT, el primero del país. Hasta la semana pasada, el sindicato apoyaba la reforma.