Primera semana de Alberto Fernández: impuestos, doble indemnización y una marcha en contra

Alberto Fernández Foto: Diario La Capital.

Además de tomar exámenes en la universidad, el flamante Presidente de Argentina, Alberto Fernández, dispuso una serie de medidas económicas con el objetivo de enfrentar la “Emergencia económica” del país y basadas en su pedido hacia los más acomodados de un “esfuerzo” y “solidaridad” para con los que menos tienen. En Leteo, un resumen de las más importantes:

Mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, el Gobierno aumentó el derecho de exportación (popularmente conocido como “retenciones”) hacia el sector agrario, disposición que generó un fuerte rechazo en el campo y llevó a la convocatoria de una gran movilización dispuesta para el próximo 18 de diciembre en las inmediaciones del Congreso Nacional.

El flyer de la marcha.

La suba de retenciones (que en el caso de la soja llegaría hasta un 30%) fue acompañada del cierre del Registro de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior. El Jefe de Estado sentenció que “todos tenemos que hacer un esfuerzo, el campo también” y que “no hubo un incremento en el impuesto”, sino que está dejando en pie lo que puso Macri”, ya que “había colocado una limitación con una fórmula de 4 pesos por dólar en un momento donde la divisa valía menos de la mitad de lo que vale hoy”.

Por otra parte y nuevamente a través de un DNU, se estableció la doble indemnización por 180 días, la cual significa que aquellos trabajadores que son despedidos “sin justa causa” percibirán una compensación multiplicada por 2 y que aplica a las contrataciones llevadas a cabo posteriormente a su entrada en vigencia. La justificación fue “la necesidad de detener el agravamiento de la crisis laboral”.

La primera conferencia de prensa del recién asumido Ministro de Economía, Martín Guzman. Foto: Vía País.

Otro de los impuestos que se podrían implementar es el “Dólar turista”: se trata de encarecer las compras con tarjeta de crédito de los argentinos en el extranjero y tendría un 30% más de valor que la cotización oficial. Además, se prevé una suba en el impuesto a los Bienes Personales, que afectará a los activos de los contribuyentes fuera de la Argentina y que igualmente contemplaría a las donaciones gratuitas (principal herramienta para eludir el tributo), aunque esto último todavía está en revisión.