El movimiento antifascista de “las Sardinas” llega a Roma

Así es. Como ya avanzamos en Leteo hace sólo unos días, el movimiento antifascista italiano denominado “las Sardinas” está obteniendo una grandísima difusión por las ciudades italianas. Como ya sucedió en Módena, el movimiento de resistencia contra la Liga Norte de Salvini ha llegado a Roma.

Según informa LaSexta, más de 40.000 personas se han reunido en la romana plaza de San Giovanni para protestar contra el movimiento leghista que no hace más que crecer, haciendo uso de un discurso populista que atrae a las masas de trabajadores contra la inmigración.

Entonando a los cuatro vientos el himno que les caracteriza, Bella Ciao, los manifestantes romanos han centrado la protesta en el odio generalizado que promueve la Lega hacia el inmigrante. Los manifestantes portaban pancartas con forma de pez en las que figuraban mensajes como “Roma no se rinde” o “No al odio”. Además del Bella Ciao, los manifestantes no han dudado en cantar el himno nacional italiano.

Tres manifestantes sosteniendo el símbolo del movimiento.

“Estamos aquí porque somos una familia unida y queremos defender ciertos valores que algunos quieren eliminar, valores que rechazan el fascismo y defienden la tolerancia y la igualdad. Estamos aquí para decir que la política del odio no nos gusta, que nos gusta la política que mira al futuro, que acoge y no cierra las puertas a nadie”, dijo Rodolfo, un manifestante que se encontraba en la plaza, en declaraciones a los medios.

Son numerosos los casos como Rodolfo, de italianos que se desinhiben del pudor y la vergüenza y salen a la calle para oponerse a los ideales del ex ministro del Interior. De la misma opinión es Claudio, romano, quien está seguro de que “hay mucha gente en el país que, aunque hasta ahora no ha hecho ruido, no está dispuesta a aguantar las tonterías que últimamente se escuchan en política”. Tanto es así, que al igual que ha sucedido en Módena o Bolonia, Bella Ciao se ha oído en cada rincón de la capital italiana.

Este inédito movimiento, que no está organizado, nació precisamente en Bolonia -capital de Emilia-Romaña- de la mano de cuatro jóvenes que lanzaron una convocatoria a través de las redes sociales. Uno de ellos es Mattia Santori, de 32 años, que este sábado manifestó desde la tribuna de oradores que “cuando la bestia del populismo hace campaña electoral debe saber que le esperan tiempos difíciles”.