De Android a Iphone

Hace algo menos de una semana me pasé a IOS. Me regalaron un Iphone 7 plus y me vi en la “obligación” de utilizarlo como teléfono personal. Lo cierto es que durante toda mi vida nunca he utilizado un Iphone de manera habitual; me sentía muy a gusto con mis diferentes teléfonos Android. Era como una especie de nómada de los teléfonos: me encanta comprar y vender mis móviles para probar diferentes marcas y modelos. Últimamente me había hecho a Xiaomi, una de mis marcas preferidas. Estaba más que contento con mi Redmi Note 7 pues tenía todo lo que necesitaba: buena pantalla, buen rendimiento y una batería increíble. La única pega que se le podía poner es la cámara, no es mala, pero podría ser mejor, sobre todo con condiciones de baja luminosidad.

Ahora viene el cambio. Lo primero que me molestó fue el hecho de no poder pasar mi copia de seguridad de Whatsapp sin tener que instalar programas externos en el ordenador y pagar por el proceso. Perdí mis chats, bueno, al menos no se borraron, sino que se quedaron en Drive, en el olvido del sistema operativo basado en Linux. Superado este escollo inicial, todo parecían ser buenas noticias. El sistema operativo era maravilloso, el teléfono va fenomenal y todo parece ser lo mejor del mundo. Apple mola.

La verdad es que siempre he sido un fanboy de Android y he repudiado Apple, en especial a los Iphone, hasta la saciedad. Soy usuario de Ipad desde hace mucho tiempo, pero no he tenido la oportunidad de probar el ecosistema Mac. Será mi próxima aventura.

Pensaba hacer este artículo echando pestes sobre mi nuevo Iphone y deseando regresar a mi querido Xiaomi, pero va a ser que no, que no tengo pensado volver. La review del Iphone puede esperar un poco, pero ya adelanto que Apple es maravilloso.