Los patinetes eléctricos en el punto de mira de la DGT: sanciones duras para infracciones comunes

El patinete eléctrico se ha convertido en un medio de transporte de lo más habitual en las zonas urbanas y muy pobladas de nuestro territorio nacional. La Dirección General de Tráfico conoce la creciente tendencia de uso de estos medios de transporte y se ha puesto manos a la obra con su nueva regulación que aún no está vigente.

Las nuevas instrucciones de la DGT establecen diversas sanciones y multas para cosas que se ven muy habitualmente en las calles frecuentadas por estos vehículos: multas de 200 euros por el uso del teléfono a los mandos del patinete o de 1.000 euros por conducir en estado de ebriedad. Algunas de estas sanciones ya se encontraban activas en diferentes ciudades por sus diversas ordenanzas municipales y regulación local, pero la DGT pretende ampliar el rango de acción a toda España.

El actual director de la la DGT, Pere Navarro, busca regular la situación del patinete eléctrico por completo. Ya hace unas semanas avisó que quedaba prohibido aparcar el patinete en la acera, ahora tendrá multa este comportamiento.

El patinete eléctrico es definido por la DGT como VMP, vehículo de una o más ruedas de una única plaza y propulsado por motores eléctricos que alcanzan una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora (todo esto en teoría porque ya hemos visto circular estos artilugios a 100 kilómetros por hora).

Como a los VMP no se les exige una licencia para conducirlos, las sanciones derivadas del mal uso de los mismos no acarrearán una sustracción de puntos en el carnet de conducir al infractor.

Entre algunas de las medidas más llamativas que tanto los usuarios de patinetes como el público en general debe conocer están las siguientes:

  • Los usuarios de VMP están obligados al sometimiento de pruebas de alcoholemia y drogas si las autoridades así se lo exigen. Las multas varían: entre 500 y 1.000€ por sobrepasar la tasa de alcoholemia y 1.000€ por presencia de drogas en el organismo.
  • Se prohíbe la utilización del teléfono móvil mientras se utiliza el vehículo; al incumplir esta norma se impone una sanción de 200€.
  • El uso de auriculares o cascos conectados a reproductores o receptores de sonido también queda restringido. Otros 200€ por infringir esta norma cuyo objetivo es que el conductor se centre lo máximo posible en las señales visuales y acústicas de su entorno.
  • El uso del casco de protección no queda regulado por lo que su uso obligatorio queda a merced de las diferentes municipalidades.
  • Queda prohibido circular por aceras, llegando a poder ser sancionado el individuo que así lo haga con 200€.
  • Sólo se podrá utilizar el patinete eléctrico si se transporta a una persona, es decir, el conductor. La circulación de dos personas en un patinete estará penado con 100€ de multa.
  • El conducir de noche sin alumbrado o penas reflectantes también está castigado. Para conducir por la noche uno debe poder ver y ser visto. De otro modo se pondría en peligro la integridad del propio conductor, viandantes y conductores de vehículos con motor de combustión. Queda sancionado con 200€.

¿Te parecen suficientes las medidas? ¿Eres usuarios de este medio de transporte ecológico y barato?¡Cuéntanos tu experiencia!

Vía Xataka.